5 razones por las que enero, CUESTA. Lo bueno, lo malo y lo feo.

5 razones por las que enero, CUESTA. Lo bueno, lo malo y lo feo.

Desde que era niña escuchaba a los adultos hablar sobre la cuesta de enero, en ese entonces no entendía muy bien a que se referían. Ahora me doy cuenta que las fiesta de fin de año no solo dejan una resaca al día siguiente, a veces se necesitan varios días o semanas para volver a recuperar el ritmo.

Propongo estas 5 razones por las cuales enero, cuesta.

#1  Inercia

Así es, la primera ley de Newton tiene todas las de ganar y para reafirmarlo existimos millones de personas que los primeros dias de enero mantenemos la inercia de las festividades navideñas, acostumbrados a descansar, con flojera de retomar las labores, querer comer mejor sin poder lograrlo. Añorar o recordar los buenos momentos de un viaje que acabamos de hacer o deseando tener tiempo para descansar de las vacaciones.  

Lo bueno: Es que a toda acción corresponde una reacción y la fuerza que frena la inercia en los objetos es la fricción. En nuestra versión humana esa fricción proviene de dos fuentes, interna y externa. Internamente hay una voz que nos habla, diciendote que necesitas ponerte las pilas, eso nos mueve a formarnos los populares propósitos de año nuevo.

Lo malo: Cuando lo único que hace cambiar nuestra dirección es la fricción externa y solo nos reactiva la presión en el trabajo, cuando checamos nuestros bolsillos o ya no entramos en los pantalones.

Lo feo: Que nada ni nadie te frene y sigas el año sin oficio ni beneficio.

 

#2 Ciclos de la naturaleza

No solo la tierra tiene estaciones, nosotros también respondemos a ellas. Del ecuador para arriba estamos en pleno invierno en estos meses, el clima poco ayuda en motivarnos y mantenernos activos. Al contrario, dan ganas de meterse en la cama con un chocolate caliente y una caja de galletas. La naturaleza esta en una especie de impasse, en lugares mas al norte la tierra se cubre de nieve, dejando la vida enterrada en una pequeña labor natural de muerte y letargamiento donde se prepara silenciosamente la alquimia para la renovación primaveral.

Lo bueno: Si eres una persona que conecta con los ciclos naturales es buen momento para reflexionar, sumergirte hacia tus capas mas profundas y reconectar con tus verdaderos anhelos.

Lo malo: Que todo lleva tiempo. El pensamiento brota en menos de un segundo en el plano material todo es mas lento, hacer que las cosas sucedan es un proceso, mas largo de lo que quisiéramos.

Lo feo: Quedarnos enfrascados en las profundidades de la psique en un estado de inerte melancolía sin la motivación suficiente para perseguir nuestros sueños.

b2ap3_thumbnail_winter.jpg

#3 Depresión navideña

No todo es levantar las copas y brindar por los éxitos, mientras muchas personas disfrutaron las comidas, corrieron con el cierre de año o tomaron sus anheladas vacaciones, los consultorios de psicólogos y psiquiatras llenaron sus agendas. En parte porque la época supone que las personas "debemos" estar mas felices de lo normal, para muchos estas celebraciones implica ver a sus familias, que no siempre saca la mejor parte de nosotros, salen a flote sentimientos de angustia o ansiedad. Por otro lado supone también una celebración de tus logros anuales, de los cuales no siempre salimos tan victoriosos.

Lo bueno: ¡Ya es enero! Si no eres apegado a tu familia, no tienes que preocuparte por volver a verlos pronto. Si el año pasado no fue el mejor, buenas noticias ¡ya terminó! Si eres de los que disfruta a su familia, no tienes de que preocuparte, este apartado no aplica para tí y probablemente los domingos son como navidad para tí.

Lo malo: Dificilmente te escaparás de verlos el próximo año y si existieron discusiones o diferencias durante las festividades tendrás que lidiar con ello, aunque no quieras.

Lo feo: Si no trabajamos desde el fondo el sentirnos mejor con nosotros mismos, dejando de lado lo que opinen los demás, resultará muy difícil luchar por lo que queremos.

 

#4 Finanzas

A menos que seas el non plus ultra del ahorro, lo normal es que tus cuentas esten en su mínimo, tus tarjetas al tope así como tu preocupación por pagarlas.

Lo bueno: Si eres medianamente sensato, no habrás rebasado el limite sano y podrás solventar los gastos

Lo malo: Si eres de los que le da vuelo a la hilacha porque tienes la filosofía que "lo bailado nadie te lo quita" es probable que pases malos ratos, es momento de ponerse las pilas.

Lo feo: Veamoslo de este modo, las cosas siempre pueden estar peor.

 

#5 Propósitos de AÑO NUEVO

Así dicen... año nuevo, vida nueva. Al parecer esas 12 campanadas repican anunciando el albor de una vida nueva, como si magicamente las ondas sonoras defragmentaran los errores pasados y reconfiguraran nuestra mente hacia la construcción de esa vida nueva, donde por fin comeremos mejor, trabajaremos menos, nos pagarán mas, tendremos mas tiempo libre, viajaremos mas, seremos mejores personas, nada mas bonito que tener la firma convicción que cada paso dado abonará puntos a nuestra escala de evolución personal. Dejarnos arrastrar por esa noción colectiva de que algo termina mientras algo nuevo empieza brinda, hasta al mas escéptico, una ligera sensación de renovación y esperanza.

Lo bueno: Es un buen momento para reflexionar y redirigir nuestra intencion hacia acciones específicas que nos encaminen hacia el lugar que queremos. Es tomarnos un momento a solas, salirnos del mapa y ver donde estamos parados, si éste es un lugar al que queriamos llegar, si es así, agradecerlo, si no es así, reorientar los esfuerzos para cambiar nuestra situación.

Lo malo: Que esa motivación nos dure lo que duraron las doce uvas.

Lo feo: Cuando hay voluntad todo es posible, hasta la situación mas adversa puede convertirse en nuestra mejor oportunidad de crecimiento. 

 

b2ap3_thumbnail_home_20150108-233836_1.jpg

YOGA: 10 imagenes vintage
Asumir el propósito del Yoga
 

Comentarios (0)

Puntuación 0 de 5 basado en 0 votos
No hay comentarios escritos aquí

¿Tienes dudas?

Ponte en contacto aquí
Tarea Cron empieza