La postura y sus Elementos

La postura y sus Elementos

            Cuando se habla o se piensa en Asanas, pensamos que es el resultado de la sumatoria de la actividad muscular, tanto agonista como antagonista a través de la cadena cinemática. Es decir, suponemos que el esfuerzo muscular en su constante lucha contra la gravedad sería el único valor real para lograr la postura correcta. Mas en realidad, el desarrollo de las ciencias neurológicas ha demostrado que precisamente la postura es la resultante del desarrollo del programa biológico acompañado por los otros valores que constituyen la naturaleza del hombre; lo psíquico y lo social.

 

            El sistema nervioso central juega un papel de capital importancia para el logro de la postura y su evolución armónica a través de las diferentes etapas del desarrollo y de la maduración. La interacción del hombre con el medio en las primeras etapas de la vida, cuando se es sólo un infante menor de un año, provoca el desarrollo de la psicomotricidad y con ella, avanza la maduración del sistema nervioso, conformándose los niveles de integración y uno de estos niveles está constituido por el Bulbo, la Protuberancia y el Cerebelo cuya responsabilidad es controlar el tono muscular, el equilibrio y recibir la información de retorno sobre la posición de los segmentos corporales, para compararlos y corregirlos.

 

            Por otra parte, la evolución del Sistema Auditivo y Visual, también contribuyen al mantenimiento postural, es decir, que para el logro de una postura no sólo es importante la participación del sistema osteomioarticular, sino que el trabajo combinado de este sistema con los mecanismos auditivos y visuales, controlados por el sistema nervioso; determinan dicha importancia. Para alcanzar una postura o Asana y sobre todo para mantener ésta, es necesaria la coordinación del trabajo muscular de grupos musculares agonistas, sinergistas, antagonistas y fijadores, con el fin de lograr la estabilidad en las estructuras óseas y articulares y esta coordinación sólo se obtiene, a través del trabajo regulador del cerebelo y de la información constante que circula en forma de impulsos nerviosos por las vías cerebelosas.

 

            Toda postura requiere de un esfuerzo muscular tónico. La postura es la resultante del tono antagonista de los diferentes grupos musculares, cuya lucha constante asegura la erección de los segmentos y su mantenimiento. Cuando hablamos de equilibrio, también nos referimos a la postura, la que en su estado normal está sujeta a cambios o alteraciones, esto ocurre en determinadas situaciones sobre todo, cuando el cuerpo se encuentra en movimiento, donde la actividad influye directamente en las variaciones del equilibrio por la acción dinámica de los segmentos corporales y la contracción y relajación de los músculos que actúan en cada movimiento.

 

            Coordinación.- La coordinación general necesita de una armonía de juego de tono muscular en reposo y en movimiento. Está referida al trabajo corporal tanto en una posición determinada y mantenida, como en las actividades dinámicas o de desplazamiento. Cuando la coordinación general actúa sobre el cuerpo en reposo se denomina coordinación general estática y está dada por la interacción de los grupos musculares antagonistas, se establece en función del tono y permite la conservación voluntaria de las posturas. Si la misma actúa cuando el cuerpo tiene que realizar movimientos, entonces estamos ante la presencia de la coordinación dinámica general.

 

            Reflejos Posturales.- Son los reflejos que se relacionan con el mantenimiento y restauración del equilibrio. Cuando una persona por medio de una fuerza externa pierde su posición de equilibrio, una serie de movimientos lo restauran para evitar la caída.

Tipos de Postura (Asanas)
Palancas y Ángulos
 

Comentarios (0)

Puntuación 0 de 5 basado en 0 votos
No hay comentarios escritos aquí

¿Tienes dudas?

Ponte en contacto aquí
Tarea Cron empieza