Conceptos Biomecánicos

Conceptos Biomecánicos

                1.- Fuerza.- Es la acción que altera o modifica el estado de reposo de un cuerpo al actuar sobre éste. Los elementos que conforman la fuerza son:

            a) Intensidad de la fuerza.

            b) Sentido o dirección.

            c) Punto de aplicación.

 

            Para considerar que el hombre está en equilibrio estático, debemos comprender que las fuerzas que actúan sobre su cuerpo son en sentido diferente y de igual magnitud. El hombre está sujeto a la acción de fuerzas internas y externas, las fuerzas internas son reconocidas como la capacidad que tienen los músculos para generar tensión.

 

            2.- Tensión.- Es el sistema de fuerzas que contribuyen a mantener la unión de las partes.

 

            3.- Dirección de la Fuerza de Gravedad.- La gravedad actúa sobre el equilibrio humano y está presente en todos sus movimientos. La misma puede ejercer una acción de ayuda al movimiento o de oposición a la realización del mismo, dependiendo, de la forma en que se ejecute el movimiento.

 

            4.- Posición del Centro de Gravedad.- La gravedad ejerce su acción sobre el cuerpo humano y sobre cada segmento corporal en forma independiente lo que origina un centro de gravedad para la totalidad del cuerpo y otro para cada uno de sus segmentos.

 

            5.- Línea Vertical o de Gravedad.- Es la línea vertical con relación al centro de gravedad. La relación de las estructuras del cuerpo respecto a esta línea, está sometida a considerables variaciones según las diferencias individuales de postura y constitución anatómica.

 

            6.- Base de Sustentación.- La base, referida a un cuerpo, es la zona en la que éste se apoya sobre la Tierra. En la posición supina, la base del cuerpo está formada por toda la superficie posterior; en bipedestación, con las piernas separadas, la base corresponde a toda la superficie comprendida entre los bordes externos de los pies.

 

            7.- Inercia.- Tiene la responsabilidad de permitir que un cuerpo en reposo se mantenga indefinidamente en dicho estado, así como a un cuerpo en movimiento le garantiza también esta situación. De acuerdo a la presente definición se pueden considerar dos tipos de inercia, la de reposo y la de movimiento. Cuando tratamos de realizar un movimiento, lo primero que hay que vencer, es la inercia que en este caso sería la relativa al mantenimiento del estado de reposo del cuerpo o de un segmento del mismo, lo que sucede también cuando tratamos de frenar el movimiento del cuerpo o de una parte de este. La inercia se manifiesta también al querer variar la dirección de un determinado movimiento.

 

            Para que el cuerpo humano alcance su equilibrio perfecto, es necesario que la línea de gravedad se encuentre en el centro de la base de sustentación, precisamente en el punto que se halle equidistante de cualquier punto del borde de la misma, es decir, que al mirar la base de sustentación, de cualquiera de sus lados, esta línea mantenga la misma distancia. De este criterio se deduce que: al ampliar la base de sustentación en sus dimensiones, el equilibrio será más estable, aunque esto conlleva la posibilidad de ejercer presiones inadecuadas sobre las articulaciones. También pueden provocarse tensiones sobre los músculos y los ligamentos.

 

            Otro elemento de gran importancia es que, si el centro de gravedad se encuentra cercano a la base de sustentación, el equilibrio mejora substancialmente, por lo que al estudiar los factores que influyen en la postura o la posición se han detener muy presente: la base de sustentación, el centro de gravedad y la línea de gravedad, que son los factores que inciden directamente en el equilibrio y sobre todo en el mayor o menor esfuerzo del trabajo muscular y ligamentoso.

 

            La estabilidad del cuerpo humano es mayor en posición supina. Se convierte progresivamente menos estable a medida que se eleva el centro de gravedad y se reduce la base como sucede en la posición sentada o parada.

 

            Lo que asegura el equilibrio normal del cuerpo humano, es el estado de equilibrio de todas sus partes, así como la firmeza equilibrada de los elementos de sostén, de los huesos. Si observamos detenidamente el esqueleto humano, podemos apreciar en su parte anterior un predominio de superficie lisa, siendo todo lo contrario en la parte posterior, la que se nos muestra de forma rugosa, muy apropiada para la inserción de potentes apoyos musculares.

 

            La forma en que está diseñado el esqueleto humano, permite que su porción superior facilite la ligereza, mientras que la porción inferior garantice la fuerza, así como la parte posterior facilita la fuerza y la parte anterior la ligereza y flexibilidad. Destaca del segmento inferior su capacidad para sostener y transportar grandes cargas y el superior, resulta ser oscilante, con gran flexibilidad y poco peso.

 

            La estática del cuerpo humano, así como el mantenimiento de su equilibrio, está basada en la superposición y equilibrio de los diferentes huesos del esqueleto, asegurados por un sistema potente de ligamentos articulares, envolturas aponeuróticas y grupos musculares.

 

            Partiendo de este criterio clasificamos los músculos en dos grupos:

           

            Músculos en los planos profundos, de función predominantemente estática responsables de la erección del esqueleto.

            Músculos del plano superficial de función preferentemente cinética.

 

            La postura corporal o actitud es el resultado de los diferentes grupos musculares, cuya lucha constante por el equilibrio asegura la erección de los segmentos del cuerpo.

 

            Como eje podemos denominar a la línea imaginaria a través de la cual se realiza un movimiento articular, el mismo puede comprender el trabajo muscular de una o varias articulaciones, siempre que el movimiento sea en la misma dirección. Plano, es la superficie que se halla en ángulo recto con el eje y en la que se produce el movimiento.

Estos términos se usan para facilitar la descripción del movimiento en su dirección, y se describen, tomando como referencia la posición anatómica del cuerpo humano. Los ejes se clasifican según su situación en: Eje sagital, eje frontal o transversal y eje vertical.

 

            Eje Sagital.- Se halla situado paralelamente a la sutura sagital del cráneo, es decir anteroposterior. El movimiento en este eje se halla en un plano frontal.

 

            Eje Frontal o Transversal.- Se halla situado paralelamente a la sutura transversal del cráneo. Es también horizontal y se halla dispuesto en ángulo recto con el eje sagital. El movimiento en el eje frontal se realiza sobre un plano sagital.

 

            Eje Vertical.- Situado paralelamente a la línea de gravedad y el movimiento se realiza en un plano horizontal.

 

            Cuando realizamos un movimiento de rotación de hombro, éste se realiza en un plano horizontal y en un eje vertical. Los movimientos de aducción y abducción se realizan siempre en un eje sagital y en un plano frontal excepto el movimiento del dedo pulgar. La flexión y extensión excepto la del dedo pulgar, se realiza en un eje frontal y en un plano sagital.

Palancas y Ángulos
Asanas y Accesorios
 

Comentarios (0)

Puntuación 0 de 5 basado en 0 votos
No hay comentarios escritos aquí

¿Tienes dudas?

Ponte en contacto aquí
Tarea Cron empieza