Cómo la práctica de yoga nos ayuda a vivir en paz y sin miedos.

Libertad Vivir sin miedo

Al recordar los primeros días en los que inicié con la práctica del yoga, puedo darme cuenta de que sin duda el yoga es un camino y no un resultado final.Existen aspectos en mi práctica que me gustaría que fueran diferentes o mejores, pero al observar dichos aspectos y compararme con meses anteriores, incluso semanas, me siento orgullosa y motivada a seguir viviendo este camino o proceso de autoconocimiento. Cuando empiezo a pensar en los beneficios que me ha brindado el practicar yoga, se me vienen muchas cosas a la cabeza, tales como beneficios emocionales, físicos, introspectivos, etc. ahora he empezado a ser consiente de algunos conceptos que antes no solía analizar. Un concepto o tema que me ha llamado la atención es lo que se conoce como el miedo.

El miedo es un mecanismo de defensa que sentimos todos los seres humanos, es una emoción que cumple básicamente con el papel de supervivencia. También es una emoción pasiva, ya que trata de retirarnos de lo que ocurre. Cuando sentimos miedo, nos lleva a sentirnos también indefensos. Lo que ocurre cuando sentimos miedo, es que nos retiramos.Nos retiramos o nos protegemos contra eso que nos causa miedo, nos aferramos a las cosas o nos conformamos con lo que ya conocemos por temor a que algo nos suceda.

Conforme vamos creciendo van creciendo junto con nosotros ciertos miedos, muchas veces irracionales. En alguna ocasión leí que el miedo más grande que vive el ser humano o el origen principal de éste es el miedo a la muerte, a no existir. Despuésme puse a reflexionar de cuanto sentido hace esa afirmación, nosotros como seres pensantes sentimos miedos ante situaciones que ponen nuestra vida en peligro y eso es natural, es normal cuidar de nosotros mismos ante situaciones amenazantes o peligrosas y en mi opinión está bien, sin embargo la filosofía de yoga nos enseña a no vivir apegados a la existencia, a esta apego por la existencia se le llama abhiniveśa. Pero ¿porqué no apegarnos a ella, cuando en veces pensamos que es lo único que tenemos? porque el apego es causa de sufrimiento, obnubila la percepción del verdadero ser, nosotros somos infinitamente más que el cuerpo y más que la mente.

Así pues el apego y el miedo van de la mano. Cuando nos identificamos con nuestro ego, y el apego a las cosas aparecen la dependencia hacia el objeto de tu apego y con ella viene la esclavitud y entonces eres controlado por tus apegos, por lo que sufrimos del miedo de no vivir con esas cosas a las que nos sentimos apegados. El apego a las cosas surge del temor a a tener un vacío. El yoga nos invita a vivir sin esos apegos, y no significa que tenemos que vivir infelices, al contrario, significa que podemos ser felices con o sin esas cosas y que nuestra felicidad depende solo de nosotros mismos, porque sino te sientes feliz ahora, no lo serás nunca ya que el ahora es lo único que tenemos.

Lo que yo he aprendido a través de la práctica del yoga es a luchar con los diferentes miedos que puedan existir en mí. Primero está el temor o la ansiedad de dejar de escuchar a mis pensamientos, en veces sentimos que al estar dándole vueltas en la cabeza a determinado pensamiento vamos a poder sentirnos más en paz, solucionar algo y es complicado intentar silenciar nuestra mente de esas cosas que nos preocupan, creemos que es necesario pensar en ellas, pero lo que he aprendido es todo lo contrario, no es necesario para la felicidad apegarnos a esos pensamientos ya que no somos nuestra mente. Solemos pensar que si nos separamos de nuestra mente, entonces qué queda de nosotros, es por eso que intentamos identificarnos con nuestra mente.También existe el temor físico, de intentar probar a nuestro cuerpo a hacer cosas diferentes, a caernos o a no ser lo suficientemente buenos, flexibles o fuertes. He aprendido que estas cuestiones se logran con la constancia en la práctica, que no es competitiva, y que existen días en que nuestro cuerpo es más capaz que otros días, y a disfrutarlo.

Por otro lado, también las emociones negativas son formas de temor, aunque no lo parezcan, solemos vivir con inseguridades, preocupaciones, pensamiento negativos. A mí el involucrarme en la práctica de yoga me ha ayudado un poco a vencer estos temores o pensamientos.

Algunos de los beneficios de practicar yoga son la auto aceptación, visión positiva de la vida, control de ansiedad, autoestima, habilidades sociales. Cuando trabajamos para mejorar esos aspectos en nuestra vida, estamos de alguna manera venciendo esas inseguridades que viven dentro de nosotros. Ser capaz de enfocarse en el mundo interior y ver, a través de la práctica que la perfección no es el objetivo, permite una mayor aceptación del sí mismo y su mundo. Químicamente, la práctica ayuda a balancear los niveles de algunas hormonas lo que ayuda a un enfoque estable y positivo sobre la vida.

Como se conoce típicamente el yoga relaja la mente y nos ayuda a silenciarla, a concentrarla en el momento presente y poder a través de esa introspección lograr una unidad de mente, cuerpo y espíritu. concentrarnos en la respiración y en la sensación de nuestro cuerpo nos permite conocer nuestros límites, sin embargo en veces puede resultar que el mismo miedo a probar nuestros límites nos obstaculice en conseguirlo. Por esto el primer paso para superar nuestros miedos es aprender que lo que sentimos como amenaza no existe realmente y que afrontarlos no implica riesgo sino oportunidad. Vencer nuestros temores internos a través del yoga se vive física, emocional y espiritualmente.Para mí todos estos beneficios juntos me ayudan día con día a seguir intentando ser una persona que vive poco a poco con mayor paz y menor miedo. 

Yoga para corredores
¿Es Suficiente el Yoga?
 

Comentarios (0)

Puntuación 0 de 5 basado en 0 votos
No hay comentarios escritos aquí

¿Tienes dudas?

Ponte en contacto aquí
Tarea Cron empieza